4 de septiembre de 2013

Summer has come and passed...

Siempre he estado bastante acostumbrada a que la gente me oiga pero no me escuche, a que me vea pero no me mire, a que su voz suene, pero no diga nada.

 Y no es agradable.

 Y siempre, después de acostumbrarme, pensé que ese hecho no dolería más, pero lo hace. La gente que no me importa, me da igual, pero, que lo haga gente por la que tú darías la vida... Agh. Es que jode, ¿sabéis? Es gente con la que hablo todos los días, a la que hago favores, y gente con la que me esfuerzo para sacarla una sonrisa todos los días. Y, ¿qué hacen ellos? Sentir pereza.

Que sí, que yo soy la tía más vaga del universo, pero, poniéndome en la situación: una amiga tiene por sueño escribir, puede que lo haga bien, y me insiste para que le de una oportunidad a sus textos. Yo lo haría, joder. Y lo que más me molesta es que no lo intenten siquiera, y que luego, si no les gusta, pues vale, lo aceptaré, pero hasta entonces, no me parece bien lo que me hacen.

 Esto es, en todo el sentido de la frase: pasar de mí como de la mierda.

 Cambiando de tema...

 Me siento fatal, no tanto, pero sé que no tengo perdón. Y no puedo contaros la historia completa... Por miedo a que alguien la lea. Pero os aseguro, que es algo imperdonable, y me odio por ello.

 Un nuevo curso, para el que no tengo nada de ganas, está a punto de comenzar. Yo ahora iré a cuarto de la ESO, sigo en diversificación. Y me imagino que no será nada fácil, pero me esforzaré todo lo que pueda en aprobar, que en Junio del curso pasado me quedaron dos (uno de los suspensos fue totalmente injusto 7.7) Pero bueh, no me apetece hablar de estudios, que el final del verano, me deprime D:

 Y creo que lo dejo aquí, que tengo mucho que escribir:

 http://papersdreams-we.blogspot.com/